Sobre Albert Einstein: Al descubierto.

En un afán de “universalizar” el legado que dejó en sus manos Albert Einstein, la Universidad Hebrea de Jerusalén ha anunciado el lanzamiento de un avanzado archivo en internet con todos sus documentos personales y obras científicas.

El archivo digital, que puede ser visitado en www.alberteinstein.info, muestra a “un genio (en su faceta más) humana”, según el presidente de la Universidad Hebrea, Menajem Ben Sasson, quien destacó que este proyecto trata de “universalizar el conocimiento”.

“Expone su trabajo, su escritura y las correcciones que hacía a mano“, explicó sobre las alrededor de 7.000 páginas que ya han sido subidas a la red y están clasificadas por materias: relaciones con la Universidad Hebrea, trabajo científico, vida personal, vida pública y el pueblo judío.

El objetivo es colgar en la red toda la obra, documentos personales y correspondencia de un hombre que revolucionó la ciencia del siglo XX con teorías, como la de la relatividad, que siguen en pie hasta el día de hoy.

“Hoy lanzamos un proyecto que nos permite exponer al público los tesoros del conocimiento. Einstein dejó el archivo para darlo a conocer al mundo y lo hacemos de la mejor manera posible: en la red”, subrayó Ben Sason.

Las cartas

Entre los papeles del científico, una carta de los años 40 al palestino Azmi El-Nashashibi, editor del periódico ‘El Falastin’, en la que propone una original solución al conflicto entre árabes y judíos.

También está una carta a la comunidad judía de Berlín en la que explica las diferencias entre la “religión judía” y el “nacionalismo judío”, un discurso sobre recaudación de donaciones para el movimiento sionista, y sus relaciones con la Universidad Hebrea, que él ayudó a fundar entre 1918 y 1925.

El físico Hanoch Gutfreund, presidente del Comité Académico de los Archivos de Albert Einstein, explicó que la relación del científico con la Universidad fue “muy profunda”. De hecho, con sólo teclear en el buscador el nombre de la institución jerosolimitana salen a la luz más de 5.000 referencias.

Una cifra parecida de páginas de las que son publicadas sobre su vida y correspondencia personal, con picantes cartas a sus amantes, faceta menos conocida del científico judeo-alemán.

En este último caso se trata de una correspondencia publicada por primera vez en 2006, 20 años después de que falleciera la hija que su segunda esposa tenía de un anterior matrimonio.

La edición en papel

Hasta finales de 2012 serán subidos al nuevo sitio de internet unas 80.000 páginas, en una iniciativa en la que participan la editorial de la Universidad de Princeton, que publica en papel los trabajos del investigador fallecido en 1955, y el Einstein Papers Project (EPP) del Instituto Tecnológico de California, que los edita.

Ambas instituciones académicas estadounidenses, así como las asociaciones de amigos de la Universidad Hebrea y las distintas embajadas de Israel se han sumado al lanzamiento del nuevo sitio con actos públicos por todo el mundo para festejar la “democratización” de este legado, en palabras del filántropo británico Leonard Polonsky.

Veterano de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Polonsky aludió a la capacidad destructiva de la humanidad y el incalculable daño causado al saber por guerras y todo tipo de inclemencias.

“Nadie habla nunca de lo que ocurrió a las bibliotecas de Hiroshima y Nagasaki (arrasadas por sendas bombas atómicas en 1945)” y mencionó también el fuego que en el siglo I acabó con la mayor sede del saber del mundo antiguo: la biblioteca de Alejandría.

Para él, éste y otros proyectos de digitalización que apadrina -el otro más conocido es la obra de Isaac Newton-, lo que buscan es neutralizar esa capacidad de destrucción que ahora “es más grande, pero ya no existe la posibilidad (de destruir el saber). De eso va todo esto”, sentenció.

Gutfreund matizó que a partir de hoy los internautas podrán visualizar, leer y analizar todos sus documentos, pero no descargarlos porque los derechos de la propiedad intelectual siguen perteneciendo a la Universidad.

La cesión y explotación de los derechos de imagen del laureado científico, premio Nobel de Física en 1921, han llegado a aportar a la universidad hasta un millón de dólares anuales.

 Permaneceremos atentos al evento y hemos decidido formar parte de él, así que no pasará desapercibido en la red. De todo el tráfico, representaremos el 33% de la difusión total, teniendo en cuenta que la difusión es gratuita y en abierto.
El que no quiera, que no lea. Bravo por esta iniciativa de la UHJ.
Anuncios

¿Darwin o Genoma Extraterrestre?. La probabilidad de que el genoma humano esté emparentada con sus ancestros homínidos es de 1 entre 40.000

Genoma humano.

Genoma humano.

El genoma humano, esconde un incómodo misterio. 

Lean, vean y opinen:

After sixteen years and the hard work of 2,800 scientists around the world, there are some answers and surprises.

First, if you think of the human body as a book, then all of the pages and text together are the genome. The word was coined from genes and chromosomes. The DNA in every cell contains the whole book about how to make a human body.

The “words” in each genome “book” are the genes. The Human Genome Project expected to find at least 100,000 genes were necessary to create a human body. But one of the big surprises is the number of genes is only about 22,000, less than several other Earth creatures, especially plants – which have as many as 40,000 genes.

The main reason for the smaller number of genes than expected is that human genes are capable of multi-tasking the production of proteins. You might say the human genome book has a more advanced text, but it still takes 3 billion letters to write out those 22,000 words.

Now we come to the current main problem in the Human Genome Project: what is the punctuation in a string of 3 billion letters? Scientists have learned some sentence fragments, but do not know full sentences. That could take at least another decade to figure out how all those letters and words make our bodies work.

Another big puzzle is that inside some of the 22,000 genome “words” are strings of repeating “letters.” Imagine seeing a hundred letter g’s together and not having a clue why they are there. Scientists call long strings of repeating letters “non-coding sequences,” or “junk DNA.” Strangely, there is a lot of junk DNA in the human DNA molecule.”

John McPherson, Ph.D.,  Baylor College of Medicine.

En palabras de Chang:

A group of researchers working at the Human Genome Project indicate that they made an astonishing scientific discovery: They believe so-called 97% non-coding sequences in human DNA is no less than genetic code of extraterrestrial life forms.

The non-coding sequences are common to all living organisms on Earth, from moulds to fish to humans. In human DNA, they constitute larger part of the total genome, says Prof. Sam Chang, the group leader. Non-coding sequences, originally known as “junk DNA“, were discovered years ago, and their function remained a mystery. The overwhelming majority of Human DNA is “Off-world” in origin. The apparent “extraterrestrial junk genes” merely “enjoy the ride” with hard working active genes, passed from generation to generation.

Lecturas recomendadas:

http://www.jsbi.org/journal/GIW00/GIW00P113.pdf

Directed Panspermia,” Icarus, International Journal of Solar System Studies, Vol. 19, No. 3, July 1973 by F. H.C. Crick and L. E. Orgel, © 1973 Academic Press, Inc

National Human Genome Research Institute: http://www.genome.gov/

Dept. of Energy: http://www.ornl.gov/sci/techresources/Human_Genome/home.shtml

Nat’l. Institutes of Health: http://www.genome.gov/10001772

Cortesía de Javier (Biólogo) para Cienciakanosa.wordpress.com