Recordando la Libertad de Investigación científica a los que la olvidaron.

Se hacen llamar, “círculo escéptico”, y aparentemente en sus webs parecen defender la investigación científica, pero en realidad lo que pretenden es aislar y dogmatizar de forma absoluta los principios axiomáticos negacionistas para hacerlo inaccesible y parar todo intento de innovación y avance del conocimiento científico en las Instituciones a las que algunos sirven mal desde dentro.

Para ello utilizan filosofías ultra-racionalistas decimonónicas y se nombran a así mismos valedores del sentir colectivo de una minoría que por desgracia está presente en algunas instituciones docentes sin que su representación en éstas  alcance un porcentaje mayor del 3%, lo que les coloca en una minoría muy ruidosa, que se permite el lujo de ridiculizar a toda Universidad que se atreva a optar por el avance en cualesquiera campos del conocimiento que ellos consideran “pseudocientífico” cuando no conviene a sus intereses, que no son otros que el sometimiento del Ser humano al Materialismo Filosófico Absoluto.

Conocedores de las debilidades del Ego ajeno, no dudan en utilizar la persuasión, intimidación y las técnicas de escarnio público, para “disuadir” a la mayoría de los centros docentes e investigadores de cualesquiera iniciativas que se traduzcan en el avance del conocimiento empírico que constituye  el objetivo y razón de “Ser” de las “Universidades”.

Así crean “Listas de la Vergüenza” que ridiculizan a todas las Universidades que actúan en el ejercicio de sus derechos constitucionales cuando “impulsan” iniciativas innovadoras que se apartan de sus “rancios” dogmas decimononos y ultraescepticones.

Ellos saben bien que empírico y racional son cosas distintas. Es empírico todo aquello que puede constatarse, bien sea por las fuerzas de la naturaleza, mediante la observación o por su verificación independiente y objetiva.

Y en efecto, los datos, la observación y los resultados hablan por sí mismos,son empíricos y afortunadamente les superan a ellos, ya que su ultra-racionalismo les hace perder la visión de lo empírico y les produce ceguera absoluta . Y les superan porque afortunadamente en nuestra Constitución  al igual que en otras constituciones contemporáneas, es empírico el reconocimiento del derecho a la libertad de cátedra, algo que parecen pasar por alto, hasta el punto de llegar a ignorar la realidad racionalista que pretenden defender, convirtiéndose en víctimas de su propia irracionalidad.

Y ciertamente, el artículo 20 de la Constitución Española dice así:

Atículo 20.

1. Se reconocen y protegen los derechos:

  1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
  2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
  3. A la libertad de cátedra.
  4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Algo que parecen olvidar, cuando publican esos artículos gracias al mismo derecho fundamental que ellos mismos no respetan.

Es por ello que está resurgiendo fuerte un movimiento de escepticismo frente a los escépticos en el seno de las mismas Universidades en las que los escépticos ultra-racionalistas creen imponer su inquisición.

Nuestra recomendación es que se lean más y mejor la Constitución Española antes de desprestigiar su propia labor investigadora y docente, porque no hay peor forma de autodesprestigio que un profesor/investigador que no vela por el ejercicio efectivo del derecho a la libertad de investigación de la Universidad que le acoge y/o del resto de las Universidades.

Ridiculizar la libertad de Cátedra de las Universidades no sólo es directamente antijurídico, sino ridículo, pues evidencia la “incapacidad” e “incompetencia” del inquisidor, que al carecer de estímulos creativos en su labor investigadora, recurre a paralizar los avances ajenos en perjuicio de toda la comunidad.

Y es que no hay nada que de más vergüenza que un docente que no se haya leído el artículo 20 de la Constitución, porque sólo así se explica la existencia y continua alimentación de una infame lista de la Vergüenza que se dedique sistemáticamente a asaltar los eventos que legítimamente convocan las Universidades, vulnerando de forma frontal, constante y continua el Título I de la Constitución, en el que junto al artículo 20, vulnera los derechos al honor, la intimidad, el respeto a las creencias, ideas, etc…

Con todo el cariño y respeto les regalamos una clase gratuita de Derecho Constitucional, contenida en la publicación  empírica que debiera ser más relevante para ellos en este momento: “El BOE (Boletín Oficial del Estado)”, que deberían consultar con idéntica frecuencia con la que desgastan las energías asaltando los eventos de las Universidades.

La NASA y sus fotos de cítricas lunas sulfurosas.

Hace poco NASA publicó esta foto de una de las lunas de Júpiter. Es volcánica, y genera océanos de lava y azufre. Vean un interesante paisaje de IO.

Io. Sulfuric, acid oceans.

Io. Sulfuric, acid oceans.

convincente, verdad…? Nadie se atrevería a cuestionar semejante descubrimiento, ni la foto…

Pero, en realidad….si retiramos la lente de aumento, obtendríamos ésto…

mmm...qué rico...

mmm...qué rico...

Y luego nos llaman pseudocientíficos. Nos toman por tontos, pero no lo somos.